Crónica de Facundo Campazzo en LA NACION: “Lo que me pasa es que extraño jugar, eso es lo que más amo”

DENVER.- Me atrevería a decir que es un momento especial y algo extraño. No digo que sea inusual, pero no es lo más cómodo para mí. Esto de no jugar tanto me pasó el primer año en los clubes donde estuve, por ejemplo, en Peñarol y Real Madrid, así que podría decir que este segundo año en Denver es mi primer año en la NBA. En cualquier caso, lo tomo como un aprendizaje, aunque no puedo negar que quiero jugar, que quiero demostrar que puedo competir. Estoy esperando mi oportunidad, pero al mismo tiempo de esta situación, me encuentro con el hecho de que puedo aprender a entrenar por mi cuenta para estar listo si tengo la oportunidad. Intento hacer las cosas que están a mi alcance y no te desesperes por lo que no puedo controlar.

Estoy disfrutando cada momento, aunque no sea el escenario ideal. Ahora tengo que jugar 3 contra 3 con los asistentes o con los jugadores que juegan menos. Tengo poco contacto con el resto del equipo. Al principio no era lo que más me gustaba, ahora tampoco es muy divertido, pero estoy en un punto en el que estoy tratando de divertirme, estoy tratando de pasar un momento adecuado, cuando puedo competir y Intento pensar que ahora mismo puedo mejorar mi juego, digo que juego tres contra tres, pero en realidad es uno contra uno, porque en todas las pantallas hay cambios, entonces siempre ataco uno contra uno. Eso me enseña lo que necesito aprender de esta experiencia, que tengo que entrenar mi cabeza y averiguar cómo manejar si surge una oportunidad o no. Quiero buscar el lado bueno… Si el año pasado no estaban todos lesionados, ese iba a ser el escenario, con momentos así, así que no puedo pensar que todo sea tan malo, porque fue algo que podría pasar, incluso si no es lo que quieres.

Facundo Campazzo se ha quedado fuera de la rotación que prepara Michael Malone
Facundo Campazzo se ha quedado fuera de la rotación que prepara Michael MaloneAgencia AFP

Estar en esta etapa también parece ayudarme a conocerme mejor. Antes tal vez lo enfrenté con la primera emoción y me dejé llevar por la fiebre, ahora me comporto diferente, trato de ver cómo puedo colaborar con mis compañeros del lugar donde estoy. Y personalmente me permite aprender a mejorar individualmente, como jugador y como persona. Algo tiene que pasar para que juegue, es la realidad, así que tengo que entrenar duro, cuidar los detalles para evolucionar en mi juego.

No ser parte de la rotación, no lo tomo como algo personal, si lo hiciera sería un gran error. Lo primero que hago es ponerme en la piel del entrenador, porque si cuando me tocó jugar no fui capaz de aportar nada al equipo para ganar victorias y darle una buena dinámica, es lógico que como entrenador debamos probar otras alternativas. Entonces, para obtener victorias y hacer que el equipo funcione, como entrenador necesitas que tu equipo esté en sintonía. Y la realidad es que esta alternativa que ha elegido el entrenador funciona bien. Hay derrotas y victorias, pero hay dinámica, la segunda unidad muchas veces ha ayudado a la primera a la hora de afrontar un partido, levantarlo o acercar al equipo a un resultado desfavorable. Veo que los roles están bien definidos, así que no me lo tomo como algo personal. Y la realidad es que tuve oportunidades y Me fue bien, muy bien, mal y muy mal entonces me pongo en el lugar del otro y pienso en lo que haría yo en ese lugar. Me ayuda mucho a entender los contextos.

Los compañeros son cercanos, quizás uno esté más relacionado con los que no juegan mucho, pero en general hay una buena conexión entre todos. En los partidos hablamos mucho y animamos al equipo en los descansos. Intento estar cerca de todos, participar, hablar de vez en cuando y decir lo que veo desde fuera. La verdad es que hay veces que los partidos son largos, se hacen tediosos, pero en general lo que trato de hacer es analizar el partido en el saque. y pienso en lo que puedo hacer si tengo que jugar. El entrenador me ayuda mucho, me habla, me mantiene alerta y me dice que esté listo cuando sea mi turno de jugar. También sabe que mi situación no es cómoda, pero tampoco es fácil complacer a todo un equipo.

Facundo Campazzo no logra sumar minutos, pero se entrena con la misma intensidad de siempre
Facundo Campazzo no logra sumar minutos, pero se entrena con la misma intensidad de siempreLachlan Cunningham – Getty Images Norteamérica

Ahora que se acercan los playoffs, me dan más ganas de jugar. competir, porque estos son los momentos más bonitos que puede vivir un jugador de baloncesto. El ánimo va subiendo, puedes sentir la cuenta atrás del rival (el estudio), los partidos se planifican de otra forma… Tienes una energía diferente. Después de todo, lo que me está pasando Extraño jugar, eso es lo que más me gusta. Y me preparo de la misma manera que si estuviera en la rotación, porque aquí nunca se sabe cuándo se presentará esta oportunidad.

Tienes que aprender a cada paso, porque siempre hay que domar la cabeza. Hay momentos en los que pienso en la próxima temporada, hay momentos en los que pienso en la selección, otros en los que me digo basta ‘aquí me voy a concentrar, porque uno nunca sabe lo que puede pasar’. Es una montaña rusa, en la que la cabeza tira de cualquier lado y la realidad es que tengo que disfrutar de lo que tengo y no tanto mirar lo que aún no ha pasado o está lejos de pasar. Quiero vivir ahora, aunque no juegue, siento la misma ansiedad que cuando tenía que hacerlo.

La verdad es que cuando empecé a no jugar mucho estaba más deprimido, pero sinceramente me molesta estar enojado por tanto tiempo. O piensa lo que pasa que no estoy jugando, estoy súper tranquilo con la situación, voy a cada entrenamiento con el objetivo de sacar algo positivo de cada entrenamiento. ‘Con su’ [su esposa] él no tiene que hacer psicología en este momento, al contrario, me gusta mucho más la familia. Ahora que ya no juego tengo mucha mas energia, tengo una energia desbordante, Corro, salto, trato de derribarlo, voy a casa, voy al parque, doy un paseo, disfruto cada momento. Si pensara lo contrario, me haría daño.

Facundo Campazzo habló sobre la mención que recibió Manu Ginóbili que ingresará al Salón de la Fama
Facundo Campazzo habló sobre la mención que recibió Manu Ginóbili que ingresará al Salón de la FamaConfederación Argentina de Baloncesto (CABB)

Presto atención a muchas más cosas ahora con más tiempo, por ejemplo, seguí todo lo que sucedió con manú [Ginóbili] con el anuncio de su incorporación al Salón de la Fama. Es realmente increíble. Tienes que tomar alguna dimensión, parece irreal, pero es algo maravilloso, Muy pocas personas obtienen esta mención. El otro día leí que decía que nunca había sido MVP, que nunca había sido el jugador más decisivo y que ese premio era algo más colectivo, porque sin sus compañeros no lo hubiera podido conseguir. Es una gran demostración de cómo dejar el ego a un lado y controlarlo. Es para copiar, para aprender, transmite ciertos valores que me gustaría poder ejecutar siempre. Quizás los resultados no sean los mismos, pero eso no es tan importante, sino lo que uno ofrece al contar con estas herramientas. Después de ver tantos ejemplos de chicos exitosos con grandes egos, aqui tenemos uno que es super terrenal y en realidad es una bestia, nos dio muchas alegrías a los argentinos, por eso entiendo que es algo para pensar y tomar una dimensión real por el hecho de que es uno de los mejores atletas de la historia de Argentina. Y personalmente, haber podido compartir torneos con él y ver cómo los gestiona, cómo piensa y qué hace por el equipo… La verdad es que me siento un privilegiado.

Leave a Comment