Israel busca a atacantes que mataron a 3 en apuñalamiento masivo

JERUSALÉN (AP) — Las fuerzas de seguridad israelíes participaron el viernes en una cacería humana masiva de dos palestinos sospechosos de llevar a cabo un ataque con arma blanca cerca de Tel Aviv que dejó a tres israelíes muertos.

El apuñalamiento del jueves, Día de la Independencia de Israel, fue el último de una serie de ataques mortales en las profundidades del país en las últimas semanas. vino como Tensiones israelo-palestinas ya se intensificaron por la violencia en un importante lugar sagrado en Jerusalén, sagrado para judíos y musulmanes.

La policía dijo que buscaba a dos sospechosos, de 19 y 20 años, de la ciudad de Jenin, en la Cisjordania ocupada, que ha resurgió como un bastión militante en la última ola de violencia, la peor que Israel ha visto en años. Varios atacantes han venido de Jenin o sus alrededores, y las fuerzas israelíes han lanzado redadas de arresto que han desencadenado tiroteos allí.

“Pondremos nuestras manos sobre los terroristas y su entorno de apoyo, y ellos pagarán el precio”, dijo el primer ministro israelí, Naftali Bennett, después de reunirse con altos funcionarios de seguridad el jueves por la noche. Las autoridades dijeron que los atacantes huyeron en un vehículo.

Los médicos describieron una escena horrible en Elad, una ciudad ultraortodoxa cerca de Tel Aviv. Además de los tres muertos, otros cuatro resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

Los medios israelíes identificaron a los asesinados como Yonatan Havakuk, Boaz Gol y Oren Ben Yiftah, tres padres de entre 30 y 40 años a quienes les sobreviven 16 hijos. Los funerales se realizarán el viernes.

Ben Yiftah, de 35 años y padre de seis, era de la ciudad central de Lod. El alcalde de la ciudad, Yair Revivo, dijo que “nuestro corazón se rompe en pedazos pequeños” en una publicación de Facebook, calificándolo de “gran tragedia”.

Israel marcó su Día de la Independencia el jueves, una fiesta nacional festiva en la que la gente suele hacer barbacoas y asistir a espectáculos aéreos.

El ministro de Defensa, Benny Gantz, extendió el cierre de Cisjordania, impuesto antes del feriado para evitar que los palestinos ingresen a Israel, para permanecer en vigor hasta el domingo.

En Washington, el secretario de Estado Antony Blinken condenó el “horrible ataque contra hombres y mujeres inocentes”.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, cuyo gobierno administra zonas autónomas en Cisjordania ocupada por Israel y coopera con Israel en materia de seguridad, también condenó el ataque.

“El asesinato de civiles palestinos e israelíes solo conduce a un mayor deterioro en un momento en que todos nosotros tratamos de lograr la estabilidad y evitar una escalada”, dijo, citado por la agencia oficial de noticias Wafa.

El grupo militante palestino Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, elogió el ataque y lo vinculó con la violencia en el lugar sagrado de Jerusalén.

“El asalto a la mezquita de Al-Aqsa no puede quedar impune”, dijo el portavoz de Hamas, Hazem Qassem. “La heroica operación en Tel Aviv es una traducción práctica de lo que la resistencia había advertido”.

El recinto de la Mezquita Al-Aqsa es el tercer lugar más sagrado del Islam y está construido en la cima de una colina que es el lugar más sagrado para los judíos, quienes se refieren a él como el Monte del Templo. Se encuentra en el corazón emocional del conflicto, y los palestinos y la policía israelí se han enfrentado allí repetidamente en las últimas semanas.

Bajo acuerdos informales conocidos como el statu quo, los judíos pueden visitar el sitio pero no orar allí. En los últimos años, han ido en número cada vez mayor con escoltas policiales y muchos han rezado discretamente, lo que enfureció a los palestinos, así como a la vecina Jordania, que es el custodio del sitio. Los palestinos han temido durante mucho tiempo que Israel planee eventualmente apoderarse del sitio o dividirlo.

Israel dice que está comprometido a mantener el statu quo y acusa a Hamás de incitar a la violencia reciente.

Al menos 18 israelíes han muerto en cinco ataques desde marzo, incluido otro apuñalamiento en el sur de Israel, dos tiroteos en el área de Tel Aviv y un tiroteo el fin de semana pasado en un asentamiento de Cisjordania.

Casi 30 palestinos han muerto en actos de violencia, la mayoría de los cuales habían llevado a cabo ataques o estaban involucrados en enfrentamientos con las fuerzas israelíes en Cisjordania. Pero una mujer desarmada y dos transeúntes aparentes también estaban entre los asesinados, y los grupos de derechos humanos dicen que Israel a menudo usa fuerza excesiva.

Israel y Hamás libraron una guerra de 11 días hace un año, alimentada en gran parte por disturbios similares en Jerusalén.

Israel capturó Cisjordania, Gaza y el este de Jerusalén, que incluye Al-Aqsa y otros importantes sitios religiosos sagrados para judíos, cristianos y musulmanes, en la guerra del Medio Oriente de 1967. Los palestinos quieren que los tres territorios formen su futuro estado. Las últimas conversaciones de paz serias colapsaron hace más de una década.

___

El periodista de Associated Press Fares Akram en Hamilton, Canadá, contribuyó.

Leave a Comment