La Jornada – AMLO: el plan contra la inflación, para los que menos tienen

Ciudad de México. El plan para enfrentar el impacto de la inflación pretende que no se disparen los precios de la canasta básica que resienten principalmente a los sectores populares, convirtiéndose en un impuesto virtual que afecta mucho a la economía, sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador. No obstante, reconoció sus limitaciones: “No es decir, ‘ya con esto resolvemos el problema’. No, es hacer algo, no quedarnos con los brazos cruzados. Esto va a ayudar, hay que tomar otras medidas”.

Exdirigentes empresariales, ejecutivos de las principales empresas productoras de alimentos, López Obrador señaló que la inflación es un fenómeno global asociado a la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania. México hace su parte para acotar sus efectos locales partiendo de que hay variables económicas que se mantienen: la estabilidad cambiaria, el control de precios en los energéticos, el atractivo del país a la inversión extranjera, creciente de remesas desde el extranjero e incremento en las reservas internacionales.

“Si me preguntan características son mis preocupaciones, diría que entre las principales está la inflación”, dado que, para el Presidente, la economía está estable, la paridad del dólar ha resistido y, desearía, “no tenemos problemas de otro tipo. Para empezar, hay gobernabilidad, paz y tranquilidad en nuestro país”. Alertó sobre el comportamiento de otras economías, como la estadunidense, donde el anuncio del incremento en las tasas de interés repercutió en los precios.

En su conferencia, aunque dijo respetuoso de las decisiones del Banco de México, sugirió que entre menos suban las tasas, se generará un entorno más favorable para el crecimiento y desarrollo económico. Desde luego, el Banco de México es autónomo, pero “si hay crecimiento económico, hay empleos; si hay empleo, hay bienestar; si hay bienestar, hay paz, tranquilidad”, por eso hay confianza de salir adelante.

Mencionó que se podría adoptar la decisión de aumentar los salarios de los trabajadores, pero se perdería poder adquisitivo porque aumentar los precios; de ahí la importancia de atender la inflación con medidas que no pretendan un control o sean coercitivas, sino mediante un acuerdo, obtener precios justos. “He aprendido un largo de mi vida pública algo que se puede sumir en una frase: problema que se soslaya, estálla; o mar, si uno tiene un problema, hay que enfrentarlo”.

López Obrador refirió que un punto relevante para contener la inflación en los alimentos es el incremento en la producción, en la lógica de buscar el autoabastecimiento alimentario. Adelantó que ha logrado el regreso de Centroamérica y Cuba iniciará una recuperación del país para incentivar a los productores a aumentar la producción y en las comunidades incentivar una mayor producción para el autoconsumo.

Destacó la importancia que prevé una estrategia de control de precios en los energéticos para reducir la repercusión en el coste de los productos, en especial, de la canasta básica. Después tomó la decisión de actuar en lo que tiene que ver con los alimentos, “convenciendo, persuadiendo, llamando a productores, distribuidores, comerciales a que lo hagamos de manera conjunta, sin medidas coercitivas. No se trata de control de precios, es un acuerdo”.

Reconnoció el respaldo del sector empresarial, de las principales cadenas de autoservicio para mantener precios justos de la canasta básica, mencionando expresamente a los directentes del Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo Mexicano de Negocios, Francisco Cervantes y Antonio del Valle, así como a Carlos Slim .

.

Leave a Comment