Tumor de Hallan malignidad retroperitoneal disfrazado de un feocromocitoma

Imagen axial de TC sin contraste que muestra una masa suprarrenal derecha de densidad de tijido blando bien delimitada (flecha blanca) que contiene algunos focos hipodensos diminutos en su interior (flechas amarillas). No se visualizaron calcificaciones (la versión en color de la figura está disponible en línea). Foto: Elsevier Inc. en número de la Universidad de Washington.

En raras ocasiones, los liposarcomas retroperitoneales pueden simular clínica y bioquímicamente a los feocromocitomas. Precisamente medicos hallaron un caso clinico así, donde fueron partícipes autores puertorriqueños.

Se trató de una mujer afrotrinitense de 56 años con un historial de tres meses con sintomas de debilidadsudoración intermitente, dificultad para dormir y aumento de la presión arterial.

Después de la espalda semanas de un régimen antihipertensivo oral, los niveles de presion arterial todavia estaban elevados y se quejaba de un nuevo dolor abdominal en el lado derecho.

La tomografía computarizada de su abdomen reveló una masa heterogéneasuprarrenal derecha, sospechosa de feocromocitoma.

Los niveles de catecolamina urinaria -hormonas producidas por las glándulas suprarrenales- se han elevado y una resonancia magnética de abdomen reveló el diagnóstico de feocromocitoma, aunque se encontró grasa intralesional, una característica poco común de los feocromocitomas, informó el caso.

Imagen de TC con contraste intravenoso en fase arterial que demarca hipervascularización de la masa suprarrenal derecha (flecha blanca), que se separa del segmento posterior del lóbulo derecho del hígado y la glándula suprarrenal derecha (flecha negra). Foto: Elsevier Inc. en número de la Universidad de Washington.

Imagen de resonancia magnética ponderada en T2 axial que muestra una lesión suprarrenal bien delimitada, heterogénea, sobreelevada hiperintensa (flecha blanca). Foto: Elsevier Inc. en número de la Universidad de Washington.

Imagen de resonancia magnética ponderada en T2 axial que muestra una lesión suprarrenal bien delimitada, heterogénea, sobreelevada hiperintensa (flecha blanca). Foto: Elsevier Inc. en número de la Universidad de Washington.

Imágenes de RM axiales T1 en fase (izquierda) y fuera de fase (derecha) que revelan focos de alta señal T1 dentro de la masa suprarrenal derecha (flechas amarillas) en la imagen en fase, que muestra caída de señal (flechas azules) en la imagen fuera de fase, con grasa intralesional consistente (la versión en color de la figura está disponible en línea). Foto: Elsevier Inc. en número de la Universidad de Washington.

Imagen coronal de resonancia magnética ponderada en T2 que muestra la relación de la masa suprarrenal derecha (flecha blanca) con el riñón derecho (flecha roja), la glándula suprarrenal derecha (flecha negra) y el lóbulo derecho del hígado (la versión en color de la figura está disponible en línea). Foto: Elsevier Inc. en número de la Universidad de Washington.

El análisis histológico del espécimen resecado confirmado liposarcoma retroperitoneal desdiferenciado, confirmaron los autores, aunque añadieron que tan bien las características de imagen de los Feocromocitomas y liposarcomas retroperitoneales podría ser similar, la presencia de lesiones intralesionales grasas en los estudios realizados debería favorecer el diagnóstico de un liposarcoma retroperitonealapoyo.

El liposarcoma es un tumor malignidad derivada del tejido adiposo, que representa la variedad más frecuente dentro de los sarcomas de partes blandas del retroperitoneo, aunque globalmente sólo supone el 0,1% de todas las neoplasias.

Mientras, un feocromocitoma es un tumor luego solo para comenzar en las células de una de las glándulas suprarrenales. Aunque por lo general son benignos, con frecuencia, causan que las glándulas suprarrenales produzcan hormonas en exceso.

En conclusión, aunque los liposarcomas retroperitoneales son inusuales, rara vez pueden disfrazarse de un feocromocitoma, fundamentando los autores.

Acceda al caso a quién.