UE: ¿sanciones para el patriarca de Putin? | Europa | DW

La Comisión Europea ha propuesto sanciones contra Vladimir Gundyaev. A primera vista, este número no llama la atención. El hombre de 75 años, que la UE tiene en la mira, es mundialmente conocido por su número espiritual: Cirilo, el Patriarca de Moscú, quien es el jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Dada su proximidad al presidente ruso Vladimir Putin, cuya trayectoria sigue y defiende constantemente, el representante eclesiástico es una de las 58 personas mientras se les prohibirá el ingreso a la UE y se congelarán sus actividades en las cuentas occidentales. Al igual que los oligarcas e importantes compañeros políticos de Putin. Por eso, por ejemplo, ahora también se descarta formalmente que Cirilo acuda a la Asamblea General del Consejo Mundial de Iglesias en Karlsruhe, al suroeste de Alemania, a finales de agosto.

El patriarca Cirilo en una ceremonia de Semana Santa, en 2016.

El patriarca Cirilo en una ceremonia de Semana Santa, en 2016.

El patriarca y el presidente

El patriarca y el presidente ruso están detalladamente relacionados. Ambos nacieron en Leningrado, actual San Petersburgo. Allí, Putin conoció el servicio secreto soviético KGB en la década de 1970, y Cirilo -entonces todavía seminarista Gundyaev- la ortodoxia rusa. Con solo 31 años, el clerigo se convirtió en un arzobispo.

Putin es presidente de Rusia desde 2000 (con una interrupción de 2008 a 2012). Tras la muerte de Alejo II, Cirilo, que había dirigido la importante oficina de asuntos exteriores del patriarcado durante 20 años, fue elegido nuevo Patriarca de Moscú y de toda la Iglesia Ortodoxa Rusa. Y si bien su predecesor Alejo criticó la guerra en Georgia en 2008, se buscan en vano declaraciones similares con respecto a la intervención de Putin en el conflicto sirio o a la actual guerra de Rusia contre Ucrania. Por el contrario, Cirilo elogió la intervención de Putin en Siria como una “lucha santa”.

Imagen de la Bucha bombardeada.

Imagen de la Bucha bombardeada.

El eclesiástico, que comparte con el jefe de Estado el rechazo de los valores liberales, condena la homosexualidad y deplora una “civilización occidental y sin Dios”, sumó al relato de Putin del 24 de febrero, fecha del inicio de la invasión. No mencionaron las palabras “guerra” o “agresión”; esta vez volvió a hablar de una lucha “santa”. Incluso después de que se revelaran varias masacres de civiles en Ucrania, no hubo ninguna palabra crítica. Rusia, según él, nunca ha atacado a nadie, sino que solo defiende sus fronteras.

Estado e Iglesia

Sin duda, Putin ha cuidado bien a su patriarca, de quien, por cierto, algunos analistas dicen que también tiene un pasado en la KGB. La educación religiosa está siendo nevamentida nevamente en las rusas escuelas, los ingresos de la iglesia están libres de impuestos y, con frecuencia, el presidente aiste à las religiosas ceremonies de Cirilo.

Los expertos occidentales han criticado abiertamente la posición del patriarca ruso. En cambio, el Papa Francisco, quien como jefe de la Iglesia de Roma es generalmente considerado del mismo rango que el Patriarca de Moscú y el Patriarca Ortodoxo Griego de Constantinopla, evitó durante mucho tiempo hacer cualquier comentario crítico sobre el papel de Cirilo.

El papa Francisco y Cirilo se conocieron en La Habana en 2016.

El papa Francisco y Cirilo se conocieron en La Habana en 2016.

“Clérigo del Estado”

Pero en una reciente entrevista concedida al diario italiano “Corriere della Sera”, Francisco habló claro y mostró su frustración: “Hablé con Cirilo Durante 40 minutos a través de Zoom. En los primeros 20 minutos leyó todas las justificaciones de la guerra. escuché y dije: ‘No entiendo todo esto. Hermano, no somos clérigos del Estado, no podemos usar el lenguaje de la política, sino el de Jesús. Somos pastores del mismo pueblo santo de Dios. Por lo tanto, debemos buscar caminos de paz y cesar el fuego de las armas. A Patriarca no debe convertse en monaguillo de Putin”.

Francisco explicó en la entrevista que, en realidad, había concertado un encuentro con Cirilo en Jerusalén el 14 de junio, el segundo después de un encuentro en el aeropuerto de La Habana, Cuba, en 2016. Pero ahora esto no ocurrirá, porque Francisco teme una “señal ambigua”.

Patriarca y presidente, a principios de febrero de 2021.

Patriarca y presidente, a principios de febrero de 2021.

La aplicación de las sanciones contra Cirilo, propuestas por la Comisión de la UE a sugerencia de Lituania, aún no está garantizada. Antes de tomar una decisión a nivel ministerial, los embajadores de los Estados miembros acreditados ante la UE realizarán las respectivas consultas.

El bloco de las cuentas occidentales podría afectar a Cirilo. En reiteradas ocasiones se ha informado sobrio en Rusia de su ostentoso estilo de vida y se ha rumoreado que posa una villa en Suiza. Esto coincide con una foto que un usuario descubrió en Internet, que mostró al patriarca con un reloj suizo de lujo de 30.000 euros en la muñeca.

(ct/er)

.

Leave a Comment